domingo, 11 de octubre de 2009

NOBEL PREVENTIVO CONTRA GUERRA PREVENTIVA


Es cierto que los premios de carácter internacional como es el caso del Nobel, tienen un prestigio atesorado a lo largo de una larga trayectoria, pero no es menos cierto, que acumulan determinados errores, algunos por ser demasiados exclusivistas, otros porque, aparentemente, están ligados a grupos de presión y, en el caso que nos ocupa, el Nobel de la Paz por actuar de una forma pendular permanentemente, si miramos la lista de los/as premiados/as con este premio desde su instauración en 1901, podremos comprobar que existen personas de un lado a otro lado de la sociedad mundial, como son los casos de Aung San Suu Kyi, Mijaíl Gorbachov, Rigoberta Menchú, Lech Wałęsa, Andréi Dmítrievich Sájarov, Desmond Mpilo Tutu, Jimmy Carter, Muhammad Yunus, Kim Dae Jung, Wangari Muta Maathai, Shirin Ebadi, John Hume y David Trimble, Adolfo Pérez Esquivel y otras muchas personas que han sido galordonadas por la Fundación Alfred Nobel.

Sin conocer a estas personas a fondo y a fuer de ser sincero me imagino que sus distinciones no han tenido nunca una unanimidad entre las sociedades donde hayan vivido y/o actuado y habrá quien haya estado en contra de la concesión del premio, pero me parece que todas estas personas han sido reconocidas por hechos concretos que han realizado a lo largo de toda su vida, siempre en la dirección de lo establecido por el testamento de Alfred Nobel y que, refiriéndose a este premio consideraba que se debía otorgar "a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitos existentes y la celebración y promoción de procesos de paz".

Es por ello que no entiendo la concesión del Premio Nobel 2009 a Barack Obama, que hasta el momento no ha llevado a cabo ninguna acción con hechos concretos en la dirección antes comentada. Mantiene un ejército de ocupación en Irán y Afganistán, mantiene la pena de muerte en su país, no ha eliminado aún la ignominia de Guantanamo, es el presidente de un país que sigue siendo la causa de muerte de muchos niños por hambre y enfermedades en el mundo, no es capaz de atender ni tan siquiera a los pobres de su país, mediante un sistema de salud universal, mantiene de forma vergonzosa la situación de Palestina y hasta ahora todas sus acciones son sólo promesas electorales. Y todo ello a menos de un año de haber llegado a la presidencia del país mas poderoso del mundo, es decir, con un gran recorrido político y personal por realizar que no conocemos como va a derivar.

¿Dónde están los hechos? Podríamos decir que mientras Bush hacía guerra preventiva, Obama obtiene un premio preventivo. Mientras que el primero convirtió aquella afirmación en una realidad trágica que acabó con la vida de miles de personas y que nos hizo exclamar a muchísimas personas NO A LA GUERRA, en el caso de Obama podemos decir, de forma tragicómica, que obtiene un premio por lo que podría hacer. Sencillamente vergonzoso; sería tanto como decir que el premio Nobel de la Paz, a partir de ahora, se le debería dar al programa electoral más atrevido en la defensa de la paz, que por cierto que nunca será el de un candidato a la presidencia de EEUU. Sobre todo, porque en el día de hoy todavía debemos decir NO A LA GUERRA debido a la falta de acción de Obama.

1 comentario:

Celósime dijo...

En la camiseta de la imagen que has colgado se ven las dos caras de la misma moneda.
Son como el poli malo y el poli bueno, tanto que el resto del mundo deseaba que llegase el poli bueno, el malo era insoportable.
Los suecos se han dejado llevar por este cuento de princesas.